portfolio-online-grafico-web-claves

10 claves para crear tu portfolio online

Tu portfolio es la puerta a tu trabajo creativo,  tu curriculum visual, tu tarjeta de visita online. Como artista, diseñador gráfico, diseñador web o fotógrafo, tu portfolio muestra quién eres, de lo que eres capaz, qué puedes ofrecer.

Tus futuros clientes o jefes tendrán en cuenta tu curriculum, lo que has estudidado o los títulos que tienes, pero sobre todo lo que más les interesará es ver tu talento. No existe proyecto web más bonito que tu propio portfolio online. Ese lugar en la nube que te pertenece y donde nadie te va a decir que pongas el logo más grande o cambies esa tipo.

Para crear un portfolio online o página web personal, pueden existir diferentes herramientas, desde Directorios profesionales como Behance o soluciones web como Wix, pasando por Dreamweaver o WordPress. Todo depende de tus conocimientos y de hasta dónde quieras llegar.

Si estas estudiando diseño web, empezar a crear tu portfolio online es la mejor excusa para poner en práctica todo lo que estás aprendiendo.

1. Cómo puede llamarse mi portfolio online

Quizás desde hace tiempo tengas ya un nombre rondando por tu cabeza, un juego creativo de palabras o tu apodo de la infancia. Otra opción perfectamente válida es usar tu nombre y apellidos. Lo importante es que el nombre de tu futura web sea fácil de pronunciar, fácil de escribir, fácil de recordar, que sea corto, que no induzca a errores pero sobre todo que a ti te encante.

2. Contratar servicio de dominio y alojamiento web

Cuando tengas claro cuál será el nombre de tu web, debes contratarlo. El mercado es libre, existen muchas compañías donde comprar dominios y alojamientos; esa combinación necesaria para que tu sitio sea real y público. De entre las más populares, mencionamos algunas: arsys, 1and1, abansys, cdmon, hostalia, hostgator, dinahosting, dreamhost, webempresa, strato, nominalia…

En cualquier página de estas compañías lo primero es consultar si el nombre que has pensado para tu dominio está libre. En caso contrario, tendrás que seguir pensando. Puede ser interesante adquirir el dominio .com, para trasmitir aspecto de globalidad, o bien un dominio .es, que hace referencia al territorio español. Una vez contratado el dominio, hay que contratar el alojamiento asociado a dicho dominio. Existen alojamientos básicos interesantes con diferentes características, en cualquier caso lo recomendable es contratar uno que soporte lenguaje php (para hacer formularios, por ejemplo) y bases de datos (para poder trabajar con wordpress u otros sistemas de gestión de contenidos). Aproximadamente el dominio + el hosting para un año, puede costarte unos 70€. También puedes aventurarte a conseguir dominios o alojamientos gratuitos, pero normalmente sus herramientas y posibilidades son muy limitadas, o bien no es posible elegir el dominio que quieres, o bien se coloca publicidad en tu web… Recuerda, en ocasiones “lo barato sale caro”. En Aula Creactiva trabajamos y recomendamos cdmon, por sus alojamientos de calidad y excelente servicio técnico. A través de cdmon es posible coger una plataforma de pruebas, totalmente gratuita y funcional, que nos da la oportunidad de aprender a manejar un hosting de calidad durante un tiempo y conocer sus posibilidades.

3. La identidad de tu portfolio

No queremos meternos en cómo se diseña un buen logotipo. Ese es otro capítulo. Pero lo que está claro es que necesitarás un logo que te represente y tenga lugar en tu futura web o portfolio. Aconsejamos un logotipo creativo pero sobretodo limpio, elegante, legible, minimalista, sin demasiados elementos, efectos o colores.

Si buscas sencillez, elige una tipografía de palo moderna y fina, incorpora un pequeño elemento de diseño, un ligero toque de color y listo. Un buen logo debe ser fácilmente reconocible y recordable, y trasmitir sensaciones. Pero sobre todo recuerda que es para ti; lo más importante es que te encante.

4. En construcción

Llegados a este punto, ya has dado unos pasos importantes, aunque aún queda mucho camino por recorrer. Ya tienes tu dominio y tu alojamiento, y también un logo que te representa… Puedes estar a punto de existir en la red. Terminar y publicar tu web definitiva te llevara un tiempo, así que mientras tanto puedes crear una página sencilla del tipo “web en construcción”.

Imagina que creas un índex.html sencillo. Imagina tu logo protagonista y bajo él, tu información básica; telefono, correo electrónico o enlaces a redes sociales. Con un programa como Filezilla, conecta a través de FTP con tu hosting y sube los archivos de tu página. Incluso en este punto puedes hacerte unas bonitas tarjetas de visita donde aparezca tu sitio web. ¡Qué ilusión! ¡Esto empieza a coger forma!

5. Planifica tu portfolio

La planificación es una parte importantísima del proceso. Antes de pelearte con los códigos debes tener muy claro lo que quieres hacer. Antes de crear una web, dibújala. Haz esquemas y garabatos en servilletas de bar, haz una loca lluvia de ideas, compártelo con tu familia o amigos. Busca portfolios reales en internet, visita muchas paginas web, empápate de ideas.

Hazte las siguientes preguntas:

¿Quién quieres que vea tu portfolio? ¿Qué quieres conseguir con él? ¿Buscas trabajo fijo o freelance? ¿Qué voy a contar sobre mí? ¿Voy a mostrar mi currículum? ¿Qué quiero decirle al mundo? ¿Cuántas apartados puede tener mi web o portfolio? ¿Qué trabajos o diseños quiero publicar? ¿En qué apartados o categorías puedo dividir mis trabajos? ¿Diseño gráfico, web, animación, fotografía?

Mastica bien todas esta ideas, pero ten cuidado. No sobrecargues demasiado ni tampoco hagas experimentos en tu portfolio. No te dejes llevar por la emoción de querer usar todas las herramientas, efectos y trucos que conoces. No quieras echar demasiados ingredientes en un solo plato.

Recuerda, es importante la usabilidad, que los usuarios se encuentren cómodos navegando en tu portfolio y no se sientan perdidos o abrumados por demasiada información. Los usuarios solo quieren ver tus diseños, y hacerlo de una manera rápida y cómoda. No aburras, nadie tiene tiempo para esperar a ver cómo se carga una pantalla.

6. Crear un apartado Sobre ti

Preséntate. Asegúrate de que tus datos personales y tus datos de contacto aparecen en un lugar visible. Si no quieres mostrar una foto tuya, puedes insertar un montaje creativo, caricatura o ilustración personal. Facilita a los usuarios el contacto contigo, a través de teléfono, correo electrónico o redes sociales. Puede ser interesante incluir un formulario de contacto.

Aprovecha este apartado para resumir tu formación, experiencia profesional, aspiraciones, aficiones creativas, servicios que puedes ofrecer o programas informáticos que dominas. Hazlo con seriedad, pero también frescura. También puedes mostrar o crear un enlace a tu curriculum.

7. Selección y presentación de proyectos

En un portfolio online no tienes por qué mostrar todos tus diseños o proyectos. Entiendo que tengas cariño a aquella felicitación que hiciste hace años cuando empezaste a manejar photoshop. Pero tal vez no sirva. No muestres proyectos muy antiguos que ya no representan tu estilo. Muestra tus mejores proyectos. Es preferible mostrar dos buenos logotipos que ocho regulares.

Si son proyectos profesionales y reales, mucho mejor. Pero si no, los trabajos de clase también valen. Se llaman truchos a aquellos proyectos que no son reales, pero que representan lo que puedes hacer y permiten mostrar tu talento. En el futuro, tu portfolio irá evolucionando, y poco a poco irán desapareciendo los truchos para dejar paso a proyectos más profesionales.

Haz una pequeña selección de lo mejor que tengas y después céntrate en enseñar cada trabajo de una manera elegante y atractiva. Puedes realizar “mockups”, diseños contextualizados que se ven más atractivos dentro de un contexto. Un logotipo incrustado en una camiseta, o un diseño web incrustado en una pantalla de ordenador son “Mockups”. Date un paseo por la web de Graphicburguer. Una imagen vale más que mil palabras.

8. Diseño y desarrollo del portfolio

Ya tienes tu portfolio planificado y los proyectos que quieres mostrar están preparados. Ha llegado el momento de empezar a hacerlo realidad. Llegados a este punto, seguramente tendrás una idea en la cabeza sobre cómo se verá tu portfolio. Antes de nada, plantea el diseño estático de las diferentes páginas en programas como Photoshop o Ilustrator, y trata de no alejarte demasiado de ese diseño estático a lo largo del proceso.

Para una web personal o portfolio de trabajos, es recomendable plantear un diseño muy limpio y elegante. Lo importante es que se vean fácilmente tus trabajos y que el diseño del sitio no les quite protagonismo. Un portfolio puede ser sencillo: un fondo blanco, una tipografía de palo moderna, limpieza visual y una pequeña galería con tus trabajos seleccionados. Cuando lo tengas claro, ha llegado el momento de saltar a Dreamweaver, WordPress o tu herramienta elegida y pelearte hasta lograr tu objetivo.

9. Abre tu mente a futuros cambios

Tu portfolio nunca será definitivo. No intentes hacerlo de un solo golpe. Comienza a dar los primeros pasos con la mente abierta a futuros cambios. El mundo evoluciona, tu y tu forma de diseñar también. La tecnología y las herramientas evolucionan. Y tu web no va a ser menos.

Es normal que un proyecto personal sufra muchos cambios… Siempre aprenderás algo nuevo y lo querrás incorporar, y en un futuro ese algo nuevo se quedará anticuado y habrá que reinventarse. Quizá un día aprendas una nueva tecnología o replantees tus contenidos. Cualquier día se te cruzará un cable, te enamorarás de una nueva tendencia de diseño y querrás darle una vuelta. Permite que tu web portfolio sea ser mutante, vivo, en constante transformación y actualización.

10. Promociónate

Después de tanto trabajo, llega el momento de compartir tu gran obra. Utiliza las herramientas que existen a tu disposición. Redes sociales; Facebook, Twitter, Linkedin, Pinterest… Crea enlaces a tu web personal desde cualquier web o plataforma, así generarás tráfico y aumentarás tus visitas.

Busca trabajo e inscríbete a ofertas indicando el dominio de tu portfolio. Entrega tarjetas de visita a tus contactos, abre tus brazos a cualquier propuesta de trabajo, pega carteles por la ciudad. Todo vale, cuanta más gente vea tu web, mejor. Muestra tu portfolio a tus amigos y amistades y recibe sus opiniones o sugerencias, ya que pueden hacerte mejorar.

Bienvenido, ya existes en la red.