impulsar creatividad

7 maneras de impulsar tu creatividad

En casi todos los trabajos, la creatividad es uno de los valores más importantes. Especialmente en el mundo de la publicidad, el diseño, la comunicación y el marketing, donde es un factor fundamental y decisivo. En la actualidad existe una gran competencia por lo que es imprescindible contar con profesionales capaces de crear ideas innovadoras, diferentes y rompedoras.

La creatividad puede ser innata, pero como muchas otras cosas, es un equilibrio entre lo innato y lo adquirido.

En otras palabras, el pensamiento creativo puede mejorarse con práctica y no es necesariamente una habilidad heredada en los genes. En muchas ocasiones sentimos el bloqueo creativo, un muro en nuestra mente que no deja crecer las ideas. Afortunadamente nuevos estudios nos proponen técnicas mentales que pueden ayudarnos a mejorar nuestro talento creativo. A continuación hemos rescatado una lista de consejos elaborada por Gregory Ciotti, autor del blog Sparring Mind, para 99u.com (web sobre creatividad de Behance)

1. Limitarse a uno mismo

El escritor estadounidense Dr. Seuss escribió el superventas ‘Huevos verdes con Jamón‘, una de las novelas para niños más vendidas de todos los tiempos. El libro fue redactado con solo 50 palabras diferentes como resultado de una apuesta entre Seuss y el editor Bennet Cerf. Generalmente tomamos el camino de ‘menos resistencia’ y construimos ideas a partir de exitosos conceptos que ya existen. ¿Y si hacemos como Dr. Seuss y nos ponemos ciertas restricciones en nuestro proceso creativo para no caer en la copia de modelos pasados y crear ideas nuevas? Si normalmente escribimos historias de 1.000 palabras, intentaríamos crearla con menos de 500. O emplear solo un número de acordes para tocar una canción o un par de colores en nuestro diseño. Limitar la naturaleza de nuestra tarea puede despertar nuestro lado más creativo.

2. Re-conceptualizar el problema

Las investigaciones han demostrado que los profesionales más creativos suelen re-conceptualizar los problemas antes de comenzar su tarea. Einstein dijo: “Si tuviese una hora para solucionar un problema, pasaría los primeros 55 minutos determinando la pregunta adecuada a formular, ya que una vez supiera la pregunta adecuada, podría resolver el problema en menos de cinco minutos”. Es decir, volver a visualizar el problema desde otros ángulos antes de encararlo.

3. Separar el trabajo del consumo de información

Está demostrado que es muy difícil ser creativo mientras buscamos y consumimos información. Se recomienda solo informarnos de forma concentrada sin estar inmersos en la multitarea. No interrumpirnos en nuestro proceso creativo, mejor usar herramientas como Evernote para tomar notas y ideas clave que nos serán útiles más tarde. Concentrarnos en cada tarea, una a una.

4. Ser positivo

Aunque en ocasiones los estados de ánimo negativos pueden estimular la creatividad, varios estudios aseguran que es durante los estados anímicos más positivos cuando logramos nuestro mejor trabajo. De hecho, el sentimiento del amor es el que potencia con más fuerza nuestro pensamiento creativo. Tratar de pensar de forma optimista no es algo trivial sino un recurso muy importante.

5. Usar ‘supuestos’ (hechos, pensamientos)

¿Qué podría haber pasado? Esta pregunta pude utilizarse como método para aumentar la creatividad en cortos periodos de tiempo. Para experimentar con esta técnica se eligen eventos y re-imaginan de nuevo alternando la mentalidad substractiva, se eliminan elementos del mismo, o aditiva, o se añaden.

Como por ejemplo sucede en la serie The Big Bang Theory cuando uno de los protagonistas  pregunta “en un mundo en el que los rinocerontes fueran mascotas domesticadas, ¿quién habría ganado la Segunda Guerra Mundial?“. En definitiva, consistiría en jugar con esas posibilidades que afectarían al resultado de un problema determinado.

6. Fantasear tras empezar el proyecto

Daydream‘ o fantasear puede alimentar nuestra creatividad porque nos permite incubar ideas. Pero es una técnica que solo será eficaz si ya hemos empezado a trabajar en nuestro proyecto y tenemos suficiente información como base de esas ensoñaciones.

7. Pensar en otros

Según varios estudios las personas que piensan que su trabajo será utilizado posteriormente para proyectos de otros, despiertan mucho más su creatividad. Por ello, se recomienda, incluso para proyectos personales, pensar en cómo otras personas podrían utilizar, disfrutar o incorporar tus creaciones en sus vidas.

En definitiva, estas técnicas demuestran que la creatividad es un “músculo” que hay que entrenar día a día, someterle a nuevos retos que agilicen nuestra forma de crear nuevas ideas. Abordar los problemas y las tareas de formas diferentes nos permitirá hallar distintas soluciones.

 

Podéis leer el artículo original en inglés haciendo clic aquí.