idea-creatividad

¿Qué convierte a una idea en una buena idea?

Todos los creativos publicitarios se han hecho alguna vez esta pregunta. ¿Es posible reconocer una buena idea? ¿Qué rasgos distinguen a una buena idea de otras que no lo son? 

A continuación te ofrecemos 7 claves que pueden ayudarte a desentrañar ese misterio al que te enfrentas tantas veces y que te permitirán pulir tus ideas para convertirlas en ideas imbatibles.

1.  Una buena idea es autoexpansiva

Cuenta tu idea a tus compañeros, a tus amigos, compártela y observa su reacción. Las buenas ideas siempre se abren paso, hacen reír, sorprenden y no dejan indiferente. Si trabajas en equipo comprueba si tu idea estimula la creatividad de tus compañeros, normalmente una buena idea genera una reacción en cadena con nuevas aportaciones que completan y enriquecen la idea original. SI tu idea provoca silencio o indiferencia, descártala inmediatamente.

2. Una buena idea debe ser fácil de ejecutar

Olvídate del mito de que las papeleras están llenas de buenas ideas. Una buena idea sólo es una buena idea si puede llevarse a cabo. Idea y ejecución son inseparables. Intenta materializar tu idea con bocetos y piensa en la realización final. Si tu idea es imposible de realizar o es extremadamente difícil, no empezamos bien.

3. Una buena idea debe contar una historia

Sí, estamos hablando del famoso “storytelling”. Planteamiento, nudo y desenlace. Las buenas ideas cuentan una historia, captan la atención de la gente y despiertan el interés. Sin una buena historia detrás, una idea es sólo un envase sin contenido, necesita la fuerza de unos personajes, de una trama y de un final inesperado. Además las historias permiten “serializar” las ideas permitiendo su difusión por las redes sociales y los medios digitales.

4. Una buena idea debe cumplir el briefing

Por mucho que te guste tu idea, si no respeta los puntos esenciales del briefing, más te vale descartarla. Pregúntate si tu idea muestra el beneficio del producto, si la marca está bien presente, si la idea va dirigida al target y sobre todo si crees que cumplirá el objetivo de comunicación establecido por el anunciante.

5. Una buena idea debe proponer algo muy concreto 

Los creativos americanos lo llaman USP (Proposición Única de Venta). Se trata de proponer al consumidor que realice una acción muy concreta. Por ejemplo, que acabe de una vez con su problema de alopecia, o que se abroche en el coche el cinturón de seguridad, o que vote a determinado partido político. Si tu idea no comunica una proposición clara y concreta no irás muy lejos con ella.

6. Una buena idea debe tener una llamada a la acción

No menosprecies la importancia de los logos, de los teléfonos y de las urls. Las buenas ideas siempre deben tener una fuerte presencia de marca y deben ponérselo fácil al consumidor. Los anunciantes no invierten su dinero para que las agencias reciban premios, invierten su dinero para vender sus productos.

En los medios digitales los CTA (Call To Action) son imprescindibles y permiten provocar conversiones como compras o solicitudes de información. Sin un CTA cualquier idea se convierte en un disparo al aire.

7. Una buena idea debe ser original

Está claro. Si tu idea no es original, apaga y vámonos. Tu idea debe ser llamativa, sorprendente, diferente. La originalidad se alcanza rompiendo moldes, yendo contracorriente. Sé valiente y explora caminos alternativos, desconocidos. No tengas miedo a provocar o transgredir. Las buenas ideas no llaman a la puerta, la abren de golpe. Y confía por encima de todo en tu instinto, aunque recibas críticas y te bombardeen con preguntas asesinas. Ten claro que si tu idea no es original más te vale empezar a busca otra.

Jesús Vázquez • Profesor del Máster de Creatividad Publicitaria en Aula Creactiva y Director Creativo en Materiagris

¿Quieres convertirte en creativo publicitario?
> Matricúlate en nuestro Máster de Creatividad Publicitaria