darwin-y-la-creatividad

Darwin y la creatividad

“Las especies van sobreviviendo, ¿y por qué?”, se preguntó Darwin. “Por selección natural”, se respondió él mismo.

Imaginemos la escena de dos humanos, en dos lugares totalmente distintos, pero en las mismas condiciones: se encuentran en una cueva, sin luz, sin calor y sin herramientas para conseguir algo de comida. Uno de ellos CREA una serie de herramientas, puntiagudas y precisas, con los árboles de su alrededor. Consigue matar un par de mamuts y, aunque no logra hacer fuego, es capaz de taparse con la piel que le sobra, comer su carne e, incluso, con la sangre del animal, CREAR pinturas que pasarán a la posteridad y por las que será recordado.

El otro, falto de ingenio, no consigue CREAR nada y, hasta que no le rescatan, está al borde de la “deselección natural”, no vayamos a ponernos trágicos, y olvidado por el resto del grupo.

Vengamos un poco más cerca. Al lado. Dos humanos en 2015, en dos lugares totalmente distintos y en las mismas condiciones: un mundo sobreinformado, con oportunidades visibles en cada esquina, pero en el marco de una competencia enorme, pues somos muchos y muy preparados, luchando por lo mismo, vender, conseguir trabajo, en fin, simplemente sobrevivir en el darwinismo moderno.

Uno de ellos CREA una App, por ejemplo, capaz de cubrir (o no, porque las genera) las necesidades del público y con ello las suyas propias. Gracias a su creatividad que, como resultado, ha dado lugar a un producto que se adecúa al medio, sobrevive. Su producto y él.

El otro, en las mismas condiciones, no logra adaptarse a las nuevas exigencias del mercado. Crea una App que satisface las mismas necesidades que el anterior pero es incapaz de hacerla llegar al público, pues la forma en que lo hace y las vías que utiliza resultan poco atractivas. Su App, no carente de cualidades, finalmente no logra sobrevivir, pues “la selección natural” ha elegido la de su compañero, mejor adaptada al medio, ya no solo por su funcionalidad intrínseca, sino por la creatividad con la que ha sido presentada, cualidad no tan necesaria en sus antepasados prehistóricos.

Si ahora a estos dos humanos, en dos distintas etapas de la humanidad, los cambiamos por dos marcas, pongamos que del mismo sector, las razones de su supervivencia no difieren mucho de las de nuestros carnales amigos. La que podemos denominar “selección comercial” elige a aquellas marcas capaces de CREAR algo nuevo y de llegar a su público de una forma atractiva. Los buenos resultados de la creatividad son aquellos que logran adecuarse al medio, medio que varía constantemente exigiendo nuevas formas creativas. Lo importante, en una sociedad de productos clones y culto exacerbado a las marcas, es sorprender para ser el seleccionado.

Solo una buena comunicación te hará ser el elegido, solo saber llegar al público te hará reproducirte, solo la publicidad cazará a tus presas.

Solo la creatividad te permitirá sobrevivir.