aula-creactiva-escuela-diseno-grafico-creatividad-publicitaria

De la escuela de diseño a la agencia de publicidad

Puede ser en forma de logotipo, banner, cartel o web. Las ideas de los creativos tienen muchas formas y nombres. Todas nacen sobre un papel durante un brainstorming, ese momen to en el que las neuronas conectan de forma brillante. Ese preciso instante es cuando tienes que cazar la idea con el lápiz. Luego, la idea madurará y tomará una forma evolucionada o, incluso, totalmente opuesta. Será moldeada por diferentes manos. Incluso se combinará con ideas nacidas en otras mentes. Se vestirá con un diseño minimalista o retro o más clásico, siempre acorde a su identidad. Todo está casi listo. Salvo una cosa…todavía no es “real”. ¿Cuándo tu idea cobra vida? Trabajando en una agencia de publicidad o estudio de diseño. Es entonces cuando verás si el banner era lo suficiente cautivador para atraer los clics del público. Es entonces cuando comprobarás si tu logotipo funciona en el branding de un nuevo cliente o si la web que diseñaste se posiciona mejor que la competencia.

La escuela es el primer paso, imprescindible para aprender los conceptos y las herramientas que te convertirán en un profesional. En el salto a la realidad laboral descubrirás que tus ideas toman aún más sentido. Si la creatividad ya es valiosa por sí misma, cuando tiene objetivos y fecha de entrega alcanza un mayor significado. En la agencia, los clientes exponen sus necesidades. Es entonces cuando a tu ingenio se le encomienda una misión. Los cerebros del equipo se ponen a funcionar “a toda neurona”. Por fin hay un “para qué” y un “cuándo”. Al principio puede dar vértigo. Pronto, alcanzarás velocidad de crucero. El ritmo de agencia es trepidante. Te darás cuenta de que eres capaz de crear mucho más rápido. Serás más resolutivo, más atento. Y sobre todo, recuerda el consejo más importante: “primero una cosa y después, otra”. Parece evidente pero hay que recordarlo cada día. Somos profesionales todoterreno, multitarea, pero no hay cerebro capaz de estar al 100 % en dos cosas a la vez.

‘Be focused, my friend’. Saca todos tus recursos y ponlos a trabajar juntos en el ordenador. El mayor premio será ver tu folleto en las manos de la gente, a un peatón frente a tu cartel o cómo tu campaña publicitaria recibe emails de suscripción. Entonces podrás decir que tu idea ha cumplido un objetivo. Es real.