diseno-logotipo-proceso-grafico-creativo

En busca del logo perdido: 6 claves del proceso creativo

Primeros días trabajando como diseñador gráfico. Llega a tus manos un precioso proyecto: diseñar un logotipo. A ojos del mundo no-experto, “un trabajo fácil”. Sin embargo, sintetizar la esencia de una empresa o condensar todos los valores de una marca en un icono y en una tipografía es uno de los trabajos más difíciles del mundo del diseño gráfico. Puede que te bloquees y sufras el síndrome del folio en blanco. Encontrar ese logotipo perfecto puede convertirse en un reto difícil. Como Indiana Jones en En busca del Arca perdida…

Pertrechado con tus gafas hipster y a los mandos de tu Mac, abres el Illustrator dispuesto a plasmar tu arte. Entonces pones en práctica todas las técnicas que has aprendido en un intento de demostrarle al mundo tu potencial. El resultado puede ser un logo “Frankenstein”. Es decir, formas inverosímiles, tipografías varias, sombras, un sinfín de colores… Puede que la improvisación y el caos funcione para los genios, pero el camino más fiable es seguir un proceso creativo. Planificar un modus operandi te ayudará a controlar los tiempos y ser disciplinado. Aquí os dejamos 6 claves del proceso creativo.

1. Conceptualización

La primera fase y la más importante es conceptualizar. Investiga, estudia y analiza al cliente. Interioriza sus valores. Materializa todo esto en forma de palabras clave. Anota las ideas que te sugiere. Estos serán los cimientos en los que se basará tu diseño.

2. Investiga a la competencia

Rastrea Internet y observa los logos que se utilizan en el sector. Las referencias son importantes para comprender cómo funcionan e inspirarte.

3. Bocetea

Agarra el lápiz y dibuja todas las opciones que se pasen por tu mente. Sin límites, solo bocetea. Prueba, garabatea y experimenta. Confúndete una y otra vez porque esos ensayos te ayudarán a afinar el tiro.

4. Selecciona las propuestas con + fuerza

Llega el turno del ordenador. Plasma tus bocetos en Illustrator. Trabajar con Illustrator te abrirá muchísimas posibilidades dentro de cada boceto. Despieza cada logo, trocea, combina. Aparecerán nuevas formas e ideas siempre partiendo de tus conceptos trabajados a conciencia. Trabaja solo las formas, en blanco y negro. Así no te influirán los colores. Ten en cuenta las tendencias; si las rompes hazlo con conocimiento de causa. Estudia las tipografías y lo que transmiten. Recuerda que ahora triunfa el minimalismo, el ‘flat design’. Menos es más.

5. Perfecciona los mejores

Prueba los colores que mejor transmitan los valores de la empresa. Desarrolla 5 opciones como máximo. Adáptalas a diferentes formatos y tamaños. Ten en cuenta que deben funcionar en tamaños de tarjeta, en redes sociales, web, app…

6. Presentación bonita

Aplica el logo sobre texturas y piezas gráficas. Así el cliente podrá hacerse una idea más real de la identidad. Le “entrará” mejor por los ojos.

Es normal que te quedes en blanco. En esos momentos es bueno parar y desconectar. Toma el aire, desatasca tu mente. Sigue el “mapa creativo” que habías marcado. Recuerda que, tras algunos obstáculos y rincones sin salida, Indiana Jones finalmente encuentra el arca…

Aquí os dejamos un vídeo del diseñador gráfico Aaron Draplin explicando “Cómo diseñar un logo en 15 minutos”:

 

 

Olmo Rodríguez | Diseñador Gráfico en Materiagris