simplicidad diseñador grafico

La simplicidad, clave en el trabajo de todo diseñador gráfico

Con la cantidad de distracciones a las que estamos expuestos cada día, la simplicidad en nuestra rutina de trabajo como creativo se ha convertido en una condición indispensable para lograr ser más productivos. Preparar nuestro entorno de trabajo es lo primero que debemos hacer, invirtiendo muy poco tiempo conseguiremos optimizar nuestro esfuerzo. Exprimir cada hora nos permitirá alcanzar los objetivos en menos tiempo. ¿Quién no ha sufrido largos bloqueos y jornadas interminables de trabajo?

Como se recoge en el artículo de Jocelyn K. Glei, director del blog 99U de Behance, “todo lo que podamos hacer para reducir el ruido y las distracciones nos ayudará a nuestra productividad logrando trabajar mejor”. Para conseguir un orden mental y un workflow equilibrado, desde 99U profundizan en 3 perspectivas:

1. Simplicidad de acceso. Centralizar nuestras materiales esenciales.

Si nuestras herramientas se encuentran dispersas por el lugar de trabajo, será difícil alcanzar un buen nivel de concentración. Es muy importante mantener un orden disciplinado para evitar perder el tiempo en cosas que nos desvíen del trabajo en sí. La ‘nube digital’ nos ha permitido simplificar este problema, de manera que podemos gestionar nuestra comunicación con los clientes a través de Gmail, utilizar Google Docs para nuestros documentos y Dropbox para acceder a todos nuestros trabajos desde cualquier lugar (oficina, casa, smartphone, tablet, etc.)

2. Simplicidad de espacio. Un lienzo en blanco para nuestra creatividad.

Según un estudio del Instituto de Neurociencia de la Universidad de Princeton “cuando nuestro entorno está abarrotado y desordenado, el caos limita nuestra habilidad para concentrarte y la capacidad cerebral para procesar información”. Un entorno limpio, claro y ordenado nos ayuda a ser más productivos. Para aumentar la efectividad necesitamos acabar con las distracciones.

3. Simplicidad de herramientas. Explorar las ideas con lápiz y papel.

Ya estamos tan habituados a trabajar digitalmente que apenas despegamos la mirada del ordenador. Nos hemos olvidado del lápiz y el papel y de las enormes posibilidades creativas que nos ofrecen. Abocetar nuestras ideas nos permite plasmar de manera más aproximada nuestros pensamientos.
Para el diseñador Mike Rohde, “los bocetos nos proporcionan un espacio único que nos ayuda a pensar de forma diferente, generar variedad de ideas rápidamente y explorar alternativas sin riesgo”.

El método de trabajo más creativo, rápido y simple se reduce a un papel y un lápiz. Con la idea ya dibujada es cuando pasamos a trabajar con Photoshop, Illustrator, Indesign, Dreamweaver o Flash.

¿Has comprobado ya las ventajas de la simplicidad en tu trabajo?

 

Fuente: blog 99U