Entradas

cursos-diseno-grafico-web-olmo

El perfil del diseñador actual y el día a día en una agencia de publicidad

¿Cuáles son las ventajas de trabajar en una agencia pequeña? ¿Cómo es el proceso de trabajo al afrontar un diseño? ¿Cuál es el perfil de un diseñador hoy en día? Olmo, Diseñador Gráfico-Web en Materiagris, habla sobre todo ello en una entrevista para Aula Creactiva, Escuela de Creativos. Leer más

1-revista-creactiva-gustos-colores

Para gustos los colores

La vida es color de rosa”, “verde que te quiero verde”, “lo veo todo negro”, “es una ciudad muy gris”…Los colores están en boca de todos, muy presentes en nuestras sensaciones. Además de percibirlos por la vista, nos sirven para describir nuestros estados de ánimo.

Aunque dicen que “para gustos los colores”, hay ciertos patrones de gustos comunes para casi todas las personas. Y es que se podría decir que existe una Psicología del Color. Así se titula el libro de Eva Heller, psicóloga experta en teoría del color. Tras una encuesta a 2.000 hombres y mujeres con edades comprendidas entre los 14 y 97 años, el 45% de los encuestados eligió el azul como el color favorito y el 20% el marrón como el menos deseado. ¿Pero qué hace que tantas personas coincidan en valorar más el azul, el verde o el rojo que el marrón, el rosa o el gris? ¿Qué factores psicológicos, emocionales o culturales se esconden tras estas estadísticas?
Hay muchos factores que influyen en la elección de un color. Para un diseñador es muy importante conocer las emociones que transmite cada color a la hora de elegir uno u otro en sus piezas gráficas. No puedes decir a un cliente que elegiste el naranja para su logo porque es el color favorito de tu hijo…Hay argumentos de peso detrás de cada decisión en un diseño. Entonces, ¿cómo actúan los colores sobre los sentimientos?

Estos apuntes extraídos del libro “Psicología del Color” pueden ser muy útiles en tus decisiones como diseñador:

AZUL: “Es el color preferido. El color de la simpatía y la fidelidad”. Si tengo una entrevista de trabajo, definitivamente me pondría una camisa azul.

ROJO: “El color de las pasiones – del amor al odio. Alegría y el peligro”. Si ves una araña en la selva, corre. Si es roja, ¡¡corre más!!

AMARILLO: “El color más contradictorio. Optimismo y celos. Diversión y traición”. Complicado. Si tuviera dudas, no usaría el amarillo.

VERDE: “El color de la fertilidad, la esperanza y la naturaleza”. ¿Has visto algún logo de una empresa ecológica que no sea verde?

NEGRO: “El color del poder y de la elegancia”. Los logos de Armani, Dolce & Gabbana y Calvin Klein son negros. Y es que el negro pega con todo.

BLANCO: “El color más importante de los pintores. El color del bien y de la perfección”. Casi cualquier diseño sobre fondo blanco queda bien. Las versiones blancas de los logotipos funcionan a la perfección.

NARANJA: “El color de la diversión. Exótico y llamativo”. Si necesitas transmitir juventud, energía y buen rollo, no dudes en contar con el naranja.

ROSA: “Dulce y delicado, escandaloso y cursi”. Un color culturalmente asociado a la feminidad. El peso de los prejuicios culturales.

MARRÓN: “Color de lo acogedor, de lo corriente”. Un color feo para la mayoría pero que está presente en todas partes.

GRIS: “El color del aburrimiento”. Ojo, el gris no es tan malo. Combina muy bien con otros colores. Un ligero gris de fondo puede ayudarte en muchos diseños.

Olmo Rodriguez Moreno / Materiagris
Artículo publicado en la Revista Creactiva nº07

creatividad-web

Cómo afrontar el diseño de una web

Hoy en día el Diseño Web es algo más que una presencia en Internet, con el nacimiento de las Redes Sociales y el gran número de plataformas online que existen, una web puede ser una potente herramienta de venta, todo depende de como se use, por eso es muy importante acertar con una propuesta clara, atractiva y funcional.

Empecemos por lo más básico, cuando todo esto empezó a dar sus primeros pasos a las empresas se las convencía de que si no estaban en internet, no existían, ahora casi todo el mundo que tiene una empresa sabe que tener una web es esencial, el problema de hoy es que no todo el mundo está en Internet como debieran, o están mal asesorados o detrás de su proyecto no hay un equipo profesional (sobre todo por culpa del intrusismo) y esto a medio plazo casi siempre influye de manera negativa en su reputación, porque al final una web es el reflejo de tu producto, es como la la portada de un libro.

¿Cómo plantear el proyecto?
A la hora de plantear una web lo más importante es tener claro cual es el objetivo, como decía antes, casi siempre el objetivo es directa o indirectamente vender, pero la forma puede variar, no es lo mismo una web corporativa donde lo principal es dar a conocer a la empresa que una web de producto donde básicamente centran su contenido en la venta directa o promoción de algo concreto.

¿Quién debería participar en un proyecto web?
El error más común que se comete es la “simplificación” del equipo de trabajo, muchas veces por temas de ahorro o presupuesto se prescinde de alguna de las partes que conforman un equipo, aunque todo depende de la magnitud del proyecto casi siempre es fundamental la participación de todos los perfiles profesionales que se encargan del mismo, por ejemplo una estructura lógica es esta: Análisis de contenidos > Esquema Web > Diseño de wireframes > UX/UI > Dirección de Arte > HTML

Diseño vs UX/UI
Uno de los mayores dilemas cuando llegamos a la parte gráfica y una vez tengamos los prototipos dibujados es hasta qué punto podemos sacrificar un diseño más creativo por algo más funcional o viceversa, en este sentido será necesario tener claro a qué público objetivo nos dirigimos y en función de su estatus acordar entre el Diseñador UI/UX y el Director de Arte en qué elementos sacrificaréis una cosa u otra. Por lo general cuando el proyecto esté enfocado a la venta directa tendremos menos margen para la creatividad y tendremos que centrarnos en potenciar esta carencia con buenos diseños, cuando el proyecto este dedicado a la promoción o la identidad corporativa seguramente podamos “experimentar” más…

Consejos prácticos
Navega mucho, en la medida de lo posible para un mismo diseño plantea cosas convencionales frente a cosas menos convencionales, simplifica, no quieras hacer todo lo que ves, pregúntate si realmente necesitas eso que has hecho por muy bonito que quede, sé práctico, cuida los detalles porque en ellos está la diferencia, recuerda que los espacios entre elementos son como el silencio a la música, son necesarios y forman parte de él y sobre todo se convincente con tu cliente porque como decía Mike Monteiro escritor del libro “DESIGN IS A JOB”: “Un buen diseñador encontrará una manera elegante de poner en página todo lo que tú quieras. Un gran diseñador te convencerá de que toda esa mierda es innecesaria”

 

Rubén Sánchez | Fundador y Director de Arte en veintidós grados • Ex alumno del Máster Creatividad Publicitaria
Artículo publicado en la Revista Creactiva nº05

web-design-consejo-creactivo-profesor-david-santas

En Diseño Web es importante “atreverte a proponer ideas”

¿Qué importancia tiene hoy en día el Diseño Web? ¿Cómo se planifica un proyecto? ¿El diseñador gráfico debe ser diseñador web? ¿Cómo es una clase del Máster? ¿Qué aconsejarías a un diseñador web que está comenzando? Entrevistamos a David Santás, creador del estudio Rload y profesor de Diseño Web en nuestra escuela.

Santás comparte con nosotros su proceso creativo: “no me gusta pararme a pensar horas y horas, prefiero diseñar mucho logrando un flujo de ideas muy rápido, una idea te lleva a otra”. Un método de trabajo muy dinámico que aplica a sus clases basadas en una metodología muy práctica “para que el alumno interiorice los conceptos mucho mejor y disfrute”.

Después del Máster, mantiene el contacto con muchos exalumnos “que han encontrado trabajo”. Y es que el diseño web es una profesión cada vez más solicitada. De cara a las futuras entrevistas de trabajo, aconseja “cuidar mucho el portafolio ya que de un simple vistazo podemos mostrar lo que somos capaces de hacer”.

¡No os perdáis la entrevista!

 

portfolio-online-grafico-web-claves

10 claves para crear tu portfolio online

Tu portfolio es la puerta a tu trabajo creativo,  tu curriculum visual, tu tarjeta de visita online. Como artista, diseñador gráfico, diseñador web o fotógrafo, tu portfolio muestra quién eres, de lo que eres capaz, qué puedes ofrecer.

Tus futuros clientes o jefes tendrán en cuenta tu curriculum, lo que has estudidado o los títulos que tienes, pero sobre todo lo que más les interesará es ver tu talento. No existe proyecto web más bonito que tu propio portfolio online. Ese lugar en la nube que te pertenece y donde nadie te va a decir que pongas el logo más grande o cambies esa tipo.

Para crear un portfolio online o página web personal, pueden existir diferentes herramientas, desde Directorios profesionales como Behance o soluciones web como Wix, pasando por Dreamweaver o WordPress. Todo depende de tus conocimientos y de hasta dónde quieras llegar.

Si estas estudiando diseño web, empezar a crear tu portfolio online es la mejor excusa para poner en práctica todo lo que estás aprendiendo.

1. Cómo puede llamarse mi portfolio online

Quizás desde hace tiempo tengas ya un nombre rondando por tu cabeza, un juego creativo de palabras o tu apodo de la infancia. Otra opción perfectamente válida es usar tu nombre y apellidos. Lo importante es que el nombre de tu futura web sea fácil de pronunciar, fácil de escribir, fácil de recordar, que sea corto, que no induzca a errores pero sobre todo que a ti te encante.

2. Contratar servicio de dominio y alojamiento web

Cuando tengas claro cuál será el nombre de tu web, debes contratarlo. El mercado es libre, existen muchas compañías donde comprar dominios y alojamientos; esa combinación necesaria para que tu sitio sea real y público. De entre las más populares, mencionamos algunas: arsys, 1and1, abansys, cdmon, hostalia, hostgator, dinahosting, dreamhost, webempresa, strato, nominalia…

En cualquier página de estas compañías lo primero es consultar si el nombre que has pensado para tu dominio está libre. En caso contrario, tendrás que seguir pensando. Puede ser interesante adquirir el dominio .com, para trasmitir aspecto de globalidad, o bien un dominio .es, que hace referencia al territorio español. Una vez contratado el dominio, hay que contratar el alojamiento asociado a dicho dominio. Existen alojamientos básicos interesantes con diferentes características, en cualquier caso lo recomendable es contratar uno que soporte lenguaje php (para hacer formularios, por ejemplo) y bases de datos (para poder trabajar con wordpress u otros sistemas de gestión de contenidos). Aproximadamente el dominio + el hosting para un año, puede costarte unos 70€. También puedes aventurarte a conseguir dominios o alojamientos gratuitos, pero normalmente sus herramientas y posibilidades son muy limitadas, o bien no es posible elegir el dominio que quieres, o bien se coloca publicidad en tu web… Recuerda, en ocasiones “lo barato sale caro”. En Aula Creactiva trabajamos y recomendamos cdmon, por sus alojamientos de calidad y excelente servicio técnico. A través de cdmon es posible coger una plataforma de pruebas, totalmente gratuita y funcional, que nos da la oportunidad de aprender a manejar un hosting de calidad durante un tiempo y conocer sus posibilidades.

3. La identidad de tu portfolio

No queremos meternos en cómo se diseña un buen logotipo. Ese es otro capítulo. Pero lo que está claro es que necesitarás un logo que te represente y tenga lugar en tu futura web o portfolio. Aconsejamos un logotipo creativo pero sobretodo limpio, elegante, legible, minimalista, sin demasiados elementos, efectos o colores.

Si buscas sencillez, elige una tipografía de palo moderna y fina, incorpora un pequeño elemento de diseño, un ligero toque de color y listo. Un buen logo debe ser fácilmente reconocible y recordable, y trasmitir sensaciones. Pero sobre todo recuerda que es para ti; lo más importante es que te encante.

4. En construcción

Llegados a este punto, ya has dado unos pasos importantes, aunque aún queda mucho camino por recorrer. Ya tienes tu dominio y tu alojamiento, y también un logo que te representa… Puedes estar a punto de existir en la red. Terminar y publicar tu web definitiva te llevara un tiempo, así que mientras tanto puedes crear una página sencilla del tipo “web en construcción”.

Imagina que creas un índex.html sencillo. Imagina tu logo protagonista y bajo él, tu información básica; telefono, correo electrónico o enlaces a redes sociales. Con un programa como Filezilla, conecta a través de FTP con tu hosting y sube los archivos de tu página. Incluso en este punto puedes hacerte unas bonitas tarjetas de visita donde aparezca tu sitio web. ¡Qué ilusión! ¡Esto empieza a coger forma!

5. Planifica tu portfolio

La planificación es una parte importantísima del proceso. Antes de pelearte con los códigos debes tener muy claro lo que quieres hacer. Antes de crear una web, dibújala. Haz esquemas y garabatos en servilletas de bar, haz una loca lluvia de ideas, compártelo con tu familia o amigos. Busca portfolios reales en internet, visita muchas paginas web, empápate de ideas.

Hazte las siguientes preguntas:

¿Quién quieres que vea tu portfolio? ¿Qué quieres conseguir con él? ¿Buscas trabajo fijo o freelance? ¿Qué voy a contar sobre mí? ¿Voy a mostrar mi currículum? ¿Qué quiero decirle al mundo? ¿Cuántas apartados puede tener mi web o portfolio? ¿Qué trabajos o diseños quiero publicar? ¿En qué apartados o categorías puedo dividir mis trabajos? ¿Diseño gráfico, web, animación, fotografía?

Mastica bien todas esta ideas, pero ten cuidado. No sobrecargues demasiado ni tampoco hagas experimentos en tu portfolio. No te dejes llevar por la emoción de querer usar todas las herramientas, efectos y trucos que conoces. No quieras echar demasiados ingredientes en un solo plato.

Recuerda, es importante la usabilidad, que los usuarios se encuentren cómodos navegando en tu portfolio y no se sientan perdidos o abrumados por demasiada información. Los usuarios solo quieren ver tus diseños, y hacerlo de una manera rápida y cómoda. No aburras, nadie tiene tiempo para esperar a ver cómo se carga una pantalla.

6. Crear un apartado Sobre ti

Preséntate. Asegúrate de que tus datos personales y tus datos de contacto aparecen en un lugar visible. Si no quieres mostrar una foto tuya, puedes insertar un montaje creativo, caricatura o ilustración personal. Facilita a los usuarios el contacto contigo, a través de teléfono, correo electrónico o redes sociales. Puede ser interesante incluir un formulario de contacto.

Aprovecha este apartado para resumir tu formación, experiencia profesional, aspiraciones, aficiones creativas, servicios que puedes ofrecer o programas informáticos que dominas. Hazlo con seriedad, pero también frescura. También puedes mostrar o crear un enlace a tu curriculum.

7. Selección y presentación de proyectos

En un portfolio online no tienes por qué mostrar todos tus diseños o proyectos. Entiendo que tengas cariño a aquella felicitación que hiciste hace años cuando empezaste a manejar photoshop. Pero tal vez no sirva. No muestres proyectos muy antiguos que ya no representan tu estilo. Muestra tus mejores proyectos. Es preferible mostrar dos buenos logotipos que ocho regulares.

Si son proyectos profesionales y reales, mucho mejor. Pero si no, los trabajos de clase también valen. Se llaman truchos a aquellos proyectos que no son reales, pero que representan lo que puedes hacer y permiten mostrar tu talento. En el futuro, tu portfolio irá evolucionando, y poco a poco irán desapareciendo los truchos para dejar paso a proyectos más profesionales.

Haz una pequeña selección de lo mejor que tengas y después céntrate en enseñar cada trabajo de una manera elegante y atractiva. Puedes realizar “mockups”, diseños contextualizados que se ven más atractivos dentro de un contexto. Un logotipo incrustado en una camiseta, o un diseño web incrustado en una pantalla de ordenador son “Mockups”. Date un paseo por la web de Graphicburguer. Una imagen vale más que mil palabras.

8. Diseño y desarrollo del portfolio

Ya tienes tu portfolio planificado y los proyectos que quieres mostrar están preparados. Ha llegado el momento de empezar a hacerlo realidad. Llegados a este punto, seguramente tendrás una idea en la cabeza sobre cómo se verá tu portfolio. Antes de nada, plantea el diseño estático de las diferentes páginas en programas como Photoshop o Ilustrator, y trata de no alejarte demasiado de ese diseño estático a lo largo del proceso.

Para una web personal o portfolio de trabajos, es recomendable plantear un diseño muy limpio y elegante. Lo importante es que se vean fácilmente tus trabajos y que el diseño del sitio no les quite protagonismo. Un portfolio puede ser sencillo: un fondo blanco, una tipografía de palo moderna, limpieza visual y una pequeña galería con tus trabajos seleccionados. Cuando lo tengas claro, ha llegado el momento de saltar a Dreamweaver, WordPress o tu herramienta elegida y pelearte hasta lograr tu objetivo.

9. Abre tu mente a futuros cambios

Tu portfolio nunca será definitivo. No intentes hacerlo de un solo golpe. Comienza a dar los primeros pasos con la mente abierta a futuros cambios. El mundo evoluciona, tu y tu forma de diseñar también. La tecnología y las herramientas evolucionan. Y tu web no va a ser menos.

Es normal que un proyecto personal sufra muchos cambios… Siempre aprenderás algo nuevo y lo querrás incorporar, y en un futuro ese algo nuevo se quedará anticuado y habrá que reinventarse. Quizá un día aprendas una nueva tecnología o replantees tus contenidos. Cualquier día se te cruzará un cable, te enamorarás de una nueva tendencia de diseño y querrás darle una vuelta. Permite que tu web portfolio sea ser mutante, vivo, en constante transformación y actualización.

10. Promociónate

Después de tanto trabajo, llega el momento de compartir tu gran obra. Utiliza las herramientas que existen a tu disposición. Redes sociales; Facebook, Twitter, Linkedin, Pinterest… Crea enlaces a tu web personal desde cualquier web o plataforma, así generarás tráfico y aumentarás tus visitas.

Busca trabajo e inscríbete a ofertas indicando el dominio de tu portfolio. Entrega tarjetas de visita a tus contactos, abre tus brazos a cualquier propuesta de trabajo, pega carteles por la ciudad. Todo vale, cuanta más gente vea tu web, mejor. Muestra tu portfolio a tus amigos y amistades y recibe sus opiniones o sugerencias, ya que pueden hacerte mejorar.

Bienvenido, ya existes en la red.

master-web-grafico

El diseño web responsive y el pulpo mimético

Son las cuatro de la tarde y veo en la tele un documental sobre el pulpo mimético, un animal que tiene sorprendentes habilidades para adaptarse al medio en el que se encuentra, cambiando su color, forma o tamaño. Como soy un diseñador web un poco friki, pronto me digo a mí mismo: “Es un pulpo responsive” y me río solo. Apago la televisión y con esta inspiración comienzo a escribir.

El diseño web responsive, también llamado “adaptable”, aúna una serie de técnicas que permiten que una única página web se adapte al medio, como lo hace el pulpo mimético. El contenido “responde” al tamaño de la pantalla o dispositivo con que el usuario accede, ajustando sus elementos, tamaños y posiciones. El objetivo es que la experiencia del usuario sea satisfactoria y completa, independientemente del tipo de acceso.

¿Alguna vez has visitado una web desde el móvil y tu primer gesto ha sido hacer zoom para poder leer los contenidos? ¿Presionas por error un enlace porque son muy pequeños? ¿No te resulta horrible leer artículos con el móvil y tener que arrastrar con el dedo el contenido a un lado y a otro para poder leer cada línea? ¿Has visitado alguna vez una página en la tableta que no cabe en la pantalla? Personalmente, como usuario, me resulta muy frustrante. En diseño web la usabilidad es lo más importante. Pensar en el usuario.

Pero no es una tarea fácil ya que, en la actualidad, el diseño web responsive es una tecnología que todavía está verde. No es un estándar cerrado y asentado, al igual que muchas otras cuestiones web, así que seguirá evolucionando en un futuro. Empresas, compañías, navegadores, profesionales y gurús del diseño y la usabilidad trabajan para innovar, desarrollar y aportar su granito de arena a un mundo relativamente nuevo.

Me gusta echar la vista atrás y ser partícipe de la evolución del diseño web. En los comienzos de Internet, los diseñadores trabajábamos a un tamaño de pantalla de 800 x 600. Eran los tiempos del FrontPage y Paintbrush. Después, las pantallas empezaron a crecer… hasta los 1024 x 768 y más allá. Y vuelta a la tortilla. Se extendió el uso del móvil y las tabletas…

Llegó la moda de las versiones web adaptadas y los redireccionadores: una página web para pantallas grandes, la misma web duplicada y adaptada para tabletas, ídem para móviles… o incluso diferentes versiones para diferentes marcas. Y todo ello controlado por códigos redireccionadores que detectan el tipo de dispositivo con el que entra el usuario y le envían a una versión u otra.

Constantemente salen al mercado dispositivos nuevos, con diferentes tecnologías, distintos navegadores, mayor o menor tamaño y resoluciones de pantalla… y en el futuro seguirán surgiendo más. El diseño web responsive se ha convertido prácticamente en una necesidad a la hora de desarrollar un sitio web. Además, para Google ha comenzado a ser un factor determinante para el posicionamiento. Si no eres responsive, estás fuera.

Como les digo a mis alumnos, para llegar a desarrollar diseño responsive “hay que comer mucho arroz”. Hay que entender y dominar antes muchas otras cuestiones sobre html HTML o CSS. Primero, hay que pensar en grande y después, en pequeño para, finalmente, crear un nexo; trabajar con unidades fijas para luego evolucionar a unidades relativas; ser muy flexible mentalmente para poder plasmar esa misma flexibilidad en la creación. No se trata de diseñar una web para un ordenador de sobremesa y después pensar cómo tiene que verse en un móvil. Desde el minuto uno, hay que tener en mente todas las posibilidades. Supone un trabajo enorme, pero también mucha satisfacción.

Al visitar una página web, puedes comprobar si es responsive redimensionando el tamaño de la ventana, haciendo clic y arrastrando la esquina del navegador. Observa si los contenidos fluyen para adaptarse al nuevo tamaño. ¿Qué pasa con los menús, textos e imágenes?

Espero haber despertado en ti cierto interés sobre el responsive design. Ahora mismo puede ser un buen momento para que te pongas manos a la obra. Primero, haz unos estiramientos musculares: cuello, hombros, espalda… necesitamos flexibilidad. Después, un buen comienzo puede ser empezar a crear estructuras web mediante porcentajes en lugar de píxeles. Permite que las imágenes también se escalen. Establece los límites. Alucina con las media queries. Pregúntale a Google, cómprate un libro, trágate unos cuantos vídeo tutoriales. Ríe y después llora. Vuelve a reír.

También puedes pasarte por Aula Creactiva e informarte sobre nuestros cursos y másteres. Comamos juntos esta deliciosa tarta a trocitos para no atragantarnos.

Si no te interesa el DWR y deseas desconectar ahora, te recomiendo especialmente hacer una visita a YouTube y ver un par de vídeos sobre el pulpo mimético.

Por Adrián Martín | Profesor de Diseño Web en Aula Creactiva

¿Quieres convertirte en diseñador web? Infórmate sobre nuestros cursos y másters:

claves-para-diferenciarte-como-diseñador-web

Voy a ser un webmaster del universo: 5 claves para diferenciarte como diseñador web

Hoy me gustaría hablaos de la desprofesionalización que hay en nuestro tan querido sector. Todos sabemos que ser diseñador está de moda, que hay herramientas que nos hacen la vida más fácil, pero no debemos caer en el error y dejarnos llevar por el simplismo, por la ley del mínimo esfuerzo. Somos diseñadores porque amamos nuestra profesión, nos gusta crear, nos enorgullecemos de cada trabajo y es lo que debe hacernos diferentes. A continuación, os voy a decir unos puntos que yo considero claves que nos harán diferenciarnos como profesionales del mundo del diseño web:

1. WordPress: no es oro todo lo que reluce

WordPress es una herramienta que está pegando muy fuerte. Los clientes la piden por la facilidad de administración de contenidos y los diseñadores lo usamos por la facilidad de implementación, gestión de contenidos y la cantidad de recursos que nos proporciona. El problema es que hoy en día cualquiera puede hacer webs en WordPress, hay cientos de plantillas premium de gran calidad que con poco esfuerzo nos permiten tener una web responsive con infinidad de recursos, animaciones, sliders… Muchos “profesionales” aprenden el uso de una buena plantilla y hacen todas las webs iguales, ¿cuál es el resultado? Todas las web tienen la misma estructura, son clones y pierden la esencia y el objetivo de nuestro trabajo. WordPress y sus plantillas son herramientas, como lo puede ser Photoshop, pero no son más que eso. Una plantilla no puede condicionar el diseño de nuestra web. Se trabaja al revés: primero hay que realizar el diseño de nuestro website y luego estoy de acuerdo en buscar una plantilla que nos proporcione la estructura que estemos buscando. Hay que tener muchos conocimientos para poder modificar de cabo a rabo un plantilla, para que no tengamos límites a la hora de querer plasmar una idea sobre una web en WordPress, y eso nos convierte en profesionales.

2. Cuidado con los recursos

Hay cientos de páginas con recursos gráficos, imágenes, vectores…. que nos pueden ayudar a mejorar un diseño, nos sirven de apoyo y nos ahorran tiempo para la elaboración de bocetos y nos dan ideas. Que no se convierta tu diseño en un recurso, no abuses de ellos. Son un apoyo, una herramienta, pero nuestro diseño tiene que ir mucho más allá.

3. Di NO al conformismo

Tienes que ser el mayor crítico de tu trabajo. Hay que tratar de ser objetivo, comparar mucho y ser honesto y humilde con nuestros trabajos. Nunca se sabe todo y ningún trabajo es perfecto. Mantén una mente abierta ante las críticas, aprende de ellas y dale las vueltas que sean necesarias a cada trabajo. Con el tiempo te darás cuenta de que siendo tu mayor crítico te convertirás en mejor profesional.

4. Deja reposar los trabajos

Lo que hoy ves como la mayor obra de arte de tu vida mañana lo puedes ver como el peor diseño de la historia. Después de 8 horas frente a la pantalla, la mente y la vista se cansan, te acostumbras y acabas perdiendo la objetividad. Deja reposar los trabajos, optimiza tu tiempo. Si te bloqueas cambia a otro trabajo, si crees que un diseño está terminado espérate a mañana para darle otra vuelta, no dejes que los trabajos se vicien.

5. No quieras abarcar demasiado

El profesional multidisciplinar se ha convertido en una necesidad. El perfil diseñador gráfico/web es una evolución lógica de un sector que siempre tiene que estar a la vanguardia de las tendencias y las novedades tanto tecnológicas como visuales. El mercado tiene la necesidad de ese perfil y es muy raro encontrar un diseñador gráfico puro hoy en día. Es algo que yo considero bueno, pero que llevado al extremo te puede convertir en aprendiz de todo y maestro de nada. No quieras abarcar demasiado. Muchas agencias hoy en día buscan un diseñador gráfico, experto en diseño y maquetación web, programador avanzado en diferentes lenguajes, con amplios conocimientos en plataformas CMS, experto en posicionamiento SEO, en SEM, que haga 3D, motion graphics y que además haga unos cafés con dibujitos. Es mejor decir NO, sin miedo. No soy programador, no soy un experto en SEO, pero soy un gran diseñador gráfico/web, un profesional.

En resumen, ama tu profesión. Somos privilegiados por dedicarnos a lo que nos gusta, por disfrutar con nuestro trabajo. Convierte cada proyecto en un reto: no hay mayor motivación en el mundo que la superación personal.

Este artículo lo puedes encontrar en el número 2 de nuestra revista Creactivahttp://bit.ly/17goyfJ

David Santás | Profesor de Diseño Web en Aula Creactiva
www.rload.es

diseñador web consejos

Mamá, quiero ser diseñador web

Formarte en Diseño Web expande tu abanico profesional como creativo y es un mercado interesante en el que moverse. Pero aparte de ser una profesión de futuro, también es algo que puede llegar a apasionarte más de lo que imaginas. Luego no digas que no te he avisado.

El diseño web tiene algo especial que hace diferente al diseño gráfico: La interactividad. Tener el control de lo que se mueve en pantalla. Hacer click aquí o allá y descubrir algo nuevo. Y cuando tú mismo eres el creador de esa interactividad, la emoción que se desencadena no tiene precio.

Algún día te encontrarás a las 3 de la mañana atontado frente al ordenador, haciendo click una y otra vez en cada botón, admirando tu gran obra. Y despertarás horas más tarde atrapado entre códigos de html. Quiero advertirte.

Ten cuidado con lo que sueñas porque se puede cumplir. Si esta profesión es tu pasión, sigue estos consejos para ser diseñador web y no morir en el intento:

  1. Hay que meterse en las entrañas de la web. ¿Es fácil hacer páginas web? Tal vez la respuesta más apropiada sea “depende”. Depende de hasta dónde queramos llegar. Si lo que quieres es ser un profesional de la web debes meterme en las entrañas. A menudo cuando se habla de diseño web la gente piensa sólo en el aspecto visual, pero lo cierto es que detrás existe otra capa, otro aspecto sumamente técnico, donde conviven el codigo html, las hojas de estilos Css, programaciones javascript… y cuanto antes le pierdas el miedo a todo ello, mejor.
  2. Ser un profesional todoterreno. Antiguamente en las ofertas de trabajo se buscaban profesionales creativos de distintos ámbitos, diseñadores gráficos, maquetadores, diseñador web, o programadores web…
    Pero en la actualidad es una profesión que no tiene unos límites claros. El mercado nos exige ser esos profesionales 4×4 que valen para un roto y un descosido. Hoy te animo un banner, mañana te diseño un logo, pasado planifico una web y al otro edito un video. Cuanto más sepas mejor, pero cuidado con frustrarse, es muy difícil ser un crack en todo.
  3. Ser eterno estudiante. Si quieres una profesión cómoda y sin dolores de cabeza, tal vez la web no sea lo tuyo. Internet es como un ser vivo. Evoluciona y cambia, baila al son de los gurús de la tecnología y los estándares. Una nueva idea nace y crece. Se reproduce y es imitada hasta el cansancio y entonces muere para dejar paso a otras tendencias. Los programas cambian, surgen nuevas herramientas y necesidades. Y tu nuevo móvil ya es antiguo. Trabajamos con tecnología y por lo tanto La profesión del diseñador exige mantenerse actualizado constantemente. Y hay algo adictivo en todo ello.
  4. Cambiar el chip. En diseño gráfico la unidad de medida con la que trabajamos son los milímetros o centímetros, y la gama de color utilizada para trabajos impresos es la cuatricromia. Debes cambiar el chip en estos aspectos. En diseño web la unidad de medida que debes tener en mente es el pixel. Y la gama de color con la que se trabaja para pantalla es RGB. Queremos controlarlo todo al milímetro. Pero hay que ser más flexibles. En la web se diseña con la mente muy abierta, con fluidez, orientando nuestro trabajo a diferentes tamaños de pantallas y dispositivos. En la actualidad se impone el diseño web responsive, que se adapta al tamaño del dispositivo.
  5. Hay que navegar con nuevos ojos. Paseo por la calle y veo un folleto tirado en el suelo. Lo cojo. Lo observo. Me empapo de él. Decido qué cosas y me gustan y cuáles no, y así amplio mi biblioteca de ideas. Si quieres ser diseñador web, debes actuar de igual modo en la red. Observa de una manera diferente. Navega con otros ojos. Decide qué te gusta y qué no. Aquel menú elegante, esta combinación de color, aquel Slider y este logo. Algún día, sin saberlo, escupirás un diseño fruto de tu observación.

Escrito por Adrián Martín (Profesor de Diseño Web en Aula Creactiva)

Diseño-artesanal-y-manual con objetos-y-collage

Creatividad artesanal y diseño manual

Todos los creativos estamos acostumbrados a diseñar frente al ordenador o dibujando bocetos en nuestro cuaderno. Esas rutinas muchas veces se convierten en bloqueos creativos. ¿Qué hacer ante una crisis de ideas? En muchas ocasiones lo más recomendable es hacer un break e intentar desconectar y dejar que la mente se despeje. También podemos buscar nuevos caminos para llegar a la creatividad. Muchos diseñadores gráficos juegan con objetos físicos logrando composiciones originales y rompedoras. Una manera de despegar nuestra vista del ordenador y reactivar nuestro pensamiento divergente. Trabajar con nuestras propias manos puede ser una experiencia interesante para explorar opciones gráficas innovadoras y dar un giro a la imaginación. Una vez tengamos la composición podemos hacer una fotografía y seguir trabajando con Photoshop o Illustrator, aportando así un valor añadido al diseño.

El diseñador gráfico Javier Jaén es un todo terreno del diseño que puede servir como referente de esta otra ‘creatividad alternativa’. Capaz de crear una tipografía construida con globos, diseños conceptuales fabricados con máscaras de goma, martillos de plástico, zapatos, rebanadas de pan de molde, juguetes o peluches. No hay límites para sus ideas. El collage es otra técnica a la cual recurre habitualmente para sus ilustraciones y proyectos editoriales. De sus originales mezclas surgen llamativos contrastes que dan una chispa especial a sus trabajos. En su portafolio encontramos desde una ilustración creada a partir de unos cepillos de dientes para ilustrar un artículo del The New York Times hasta una patata recién comprada para un reportaje de la revista Sàpiens Magazine. Incluso para uno de sus trabajos del periódico neoyorkino encargó una tarta de fresa por internet para ilustrar un artículo (como él mismo confesó el pasado sábado en el MAD, evento internacional de diseño y creatividad).

Tendemos a ser absorbidos por la pantalla durante horas y horas. Es cierto que es muy importante dominar el software pero en ocasiones nos olvidamos de la parte más artesanal. Antes de ponernos delante de Photoshop, tenemos que “mancharnos” las manos dibujando bocetos y más bocetos. ¿Por qué no coger las tijeras y darle forma a los objetos para plasmar nuestras ideas? Otro camino para dar una vuelta a nuestros proyectos. Practicar diversas técnicas nos va a ayudar a abrir nuevos campos inexplorados que sumarán ingenio al resultado final.

Aula Creactiva es la Escuela de Diseño Gráfico y Web, por ello ponemos a tu alcance todos los medios que necesitas para completar tu formación creativa: Diseño Gráfico, Diseño Web, Creatividad Publicitaria, Marketing Digital,Redes Sociales y Video Online. Descubre nuestra metodología 100% práctica y vive una experiencia apasionante como profesional.

Nuevas practicas para nuestros alumnos Diego y Angelo

Nuevas prácticas para nuestros alumnos Diego y Angelo ¡Enhorabuena!

Diego Vallejo, alumno del Máster de Diseño Gráfico y Web, y Angelo Pissini, del Máster de Marketing Digital y Redes Sociales, fichan por Saluspot (HealthCommunity) y Oesía, respectivamente. Cada semana nuevos alumnos comienzan sus prácticas en empresa gracias a los convenios con nuestra Escuela. Una gran ocasión de poner en práctica la formación aprendida en campañas reales y hacer experiencia laboral. ¡Mucho ánimo!

Si estás cursando un Máster o Diplomatura también tendrás tu oportunidad de acceder a nuestra bolsa de empleo.