quieres-ser-mas-creativo-reiniciate-creatividad

¿Quieres ser más creativo? Reiníciate

¿Podemos aprender a ser más creativos? ¿Podemos adiestrar nuestro cerebro para que produzca más y mejores ideas? ¿Existen técnicas para aumentar nuestra creatividad? Para encontrar las respuestas a estas preguntas hay que emprender un viaje al pasado, en concreto, a nuestra infancia.

Según Ken Robinson, experto en asuntos relacionados con la educación, la creatividad puede aprenderse igual que se aprende a leer, a cualquier edad y en cualquier circunstancia. La clave reside en desaprender lo aprendido en el colegio y en renovar la mayoría de nuestras viejas creencias.

Para Ken Robinson todo niño es un artista, porque todo niño cree ciegamente en su talento. La razón fundamental es que los niños no tienen ningún miedo a equivocarse. Por eso carecen de los frenos y los prejuicios que aniquilan la creatividad. Por desgracia, a medida que crecemos, el sistema educativo nos va enseñando poco a poco que el error existe y que debemos avergonzarnos de él. Año tras año, los exámenes, los deberes y los mensajes tanto de muchos profesores como de muchos padres minan nuestra creatividad y su efecto es tan silencioso como demoledor.

Cuando alcanzamos la edad adulta la inmensa mayoría de nosotros hemos perdido nuestra capacidad de crear y nos dedicamos en nuestros trabajos a ejecutar las ideas de otros o como mucho a copiar ideas ya existentes. Nuestras vidas se consumen dentro de estructuras y organizaciones que premian la obediencia y la repetición en serie y castigan la innovación y la disrupción. Exactamente igual que en el colegio. A propósito, la palabra “disrupción” ni siquiera aparece en el diccionario de la Real Academia de la Lengua, mientras que sí aparece “disruptivo”, cuyo significado es “que produce ruptura brusca”. Una pequeña prueba más de nuestra falta de creatividad.

En palabras de Ken Robinson “La mayoría de los ciudadanos malgastan su vida haciendo cosas que no les interesan realmente, pero que creen que deben hacer para ser productivos y aceptados. Sólo una pequeña minoría es feliz con su trabajo, y suelen ser quienes desafiaron la imposición de la mediocridad del sistema.”

¿Pero cómo podemos recuperar la creatividad perdida? ¿Cómo podemos rescatar a ese niño que aún se esconde dentro de nosotros? Lo primero es cambiar nuestra forma de pensar, en concreto, la manera en la que afrontamos los problemas que requieren una solución. Para ser más creativos debemos utilizar un tipo de pensamiento llamado divergente, en vez de utilizar el pensamiento opuesto, llamado convergente. Dicho de otra forma, debemos acostumbrarnos a buscar numerosas y variadas soluciones para la resolución de un problema, y no buscar una única solución correcta y previsible de forma deductiva o analítica. Parece fácil si no fuera por el efecto castrante de tantos años de educación, o quizás sea más preciso decir de mala educación. 

Para ser más creativos es imprescindible desaprender lo aprendido y entrenar nuestro cerebro con el aprendizaje de nuevas técnicas que aumenten nuestra flexibilidad mental. Aquí tienes 10 consejos que podrán servirte de ayuda.

  1. No tengas miedo a equivocarte

    Nuestro miedo al error y a la desaprobación de los demás atenaza nuestro potencial creativo. Que no te importe la opinión de los demás, sigue tu instinto, el camino siempre lo debes marcar tú. Equivocarse es la única manera de crecer, no existe otra. Recuerda cuando eras niño y comenzabas a dar tus primeros pasos. Cuando te caías, te volvías a levantar. Y así, una y otra vez hasta que alcanzabas tu objetivo.

  2. Trabaja en equipo

    Comparte tus ideas y escucha con atención las ideas de los demás. El proceso creativo es largo y complejo. Es posible que el momento “eureka”, ese momento de iluminación, te sorprenda en soledad, pero para que ese momento se produzca antes debes apoyarte en otras mentes que te aportarán y a las que aportarás ángulos y perspectivas diferentes.

  3. Controla tu ego

    El ego es el yo separado, tu falso yo, esa voz que nunca está satisfecha. No te sientas ofendido cuando te lleguen las críticas, libérate de la necesidad de tener razón y de ganar. No busques el reconocimiento ni el éxito.

  4. Nunca te creas en posesión de la verdad

    La realidad es un poliedro con muchos lados. No creas que tú tienes la mejor butaca para verlo todo con más claridad. Una actitud intransigente y arrogante te impedirá ver nuevas posibilidades y nuevos caminos creativos.

  5. Sé curioso

    La curiosidad tiene un poder ilimitado. La curiosidad te permite descubrir nuevos horizontes, explorar territorios desconocidos. Viaja, conoce gente nueva, lee, escucha música diferente… La curiosidad ha sido siempre el motor de la innovación.

  6. Conecta ideas

    Una idea nace de la asociación de ideas ya existentes. Las personas creativas tienen una gran flexibilidad mental para combinar conceptos y producir nuevas ideas a partir de esas conexiones. A esta situación Steve Jobs la denominaba “conexión de puntos”.

  7. Observa

    La observación es el origen de grandes descubrimientos. Las soluciones más creativas suelen estar más cerca de lo que pensamos. Presta atención a todo lo que te rodea, la naturaleza, las calles, los edificios… La inspiración te llegará cuándo y dónde menos te lo esperas.

  8. Hazte preguntas

    Recuerda cuando eras niño. No parabas de bombardear a tus padres con preguntas. Cada pregunta es una ventana abierta a otro territorio por explorar con nuevas preguntas. Esta técnica es la más antigua y la más eficaz para producir ideas.

  9. Dibuja mapas mentales

    El mindmapping fue inventado en la década de los 70 por el psicólogo norteamericano Tony Buzan. Esta técnica permite organizar gráficamente los pensamientos y facilita las asociaciones de ideas.

  10. Pruébalo todo

    Abre tu mente, aparca tus prejuicios y pon rumbo a lo desconocido. Las nuevas experiencias te aportarán nuevos conocimientos. Descubre huevos lugares, rompe con la rutina y déjate llevar por los gustos y preferencias de los demás.