Cómo elegir una paleta de colores y no morir en el intento

Elegir una paleta de colores es fundamental dentro del proceso creativo de un proyecto de diseño gráfico. Por ejemplo, una identidad visual, un website, una revista o un folleto. Cada proyecto al que te enfrentes requerirá de unos colores determinados en función de los objetivos marcados. Tu selección de colores proyectará un personalidad, unas emociones y una asociaciones que afectarán a una marca. Si quieres saber cómo elegir una paleta de colores, ¡no dejes de leer!

Consejos para elegir una paleta de colores

Realizar una buena selección lleva tiempo y esfuerzo. Actuar de cualquier forma te llevará a cometer numerosos errores. En el mejor de los casos conseguirás unos resultados mediocres, algo inaceptable para muchas personas. Para que puedas triunfar en tus proyectos, no dejes de tener en cuenta estos consejos. Te serán de gran utilidad.


La personalidad de tu proyecto

Al igual que las personas, tus proyectos gráficos también tienen una personalidad. No se trata de elegir aquellos colores que más te gusten. Debes aparcar tus gustos personales. Debes anteponer siempre las necesidades de una marca, su misión y sus valores. Los colores que elijas deben potenciar la imagen de una marca y deben identificar los productos y servicios que ofrece.

Por ejemplo, si una empresa apuesta por la ecología y la sostenibilidad, el verde y el amarillo contribuirán a transmitir estos valores. Si una empresa, un banco por ejemplo, desea proyectar una imagen de seguridad y estabilidad, el azul sería una opción muy recomendable.
El reconocimiento a través de los colores es fundamental. Un buen ejemplo es Coca-Cola, cuyo blanco y rojo es reconocible allí donde vaya. Lo mismo ocurre con numerosas marcas, que han logrado identificarse con un color determinado o una combinación de colores. Es el caso de Heineken (verde), Orange (naranja) o Netflix (rojo).

Contextualiza: usos y aplicaciones

Antes de elegir los colores que conformarán tu paleta, debes conocer cuáles serán los usos y aplicaciones. Por ejemplo, si estás diseñado un logo, deberán tener en cuenta dónde va a aparecer ese logo, sobre qué tipo de superficies, en qué piezas, etc. No es lo mismo diseñar un logo para una marca de electrodomésticos que para una tienda online.

Por otra parte, si estás diseñando una revista, deberás saber qué necesidades vas a tener, por ejemplo, tipografías, secciones, portada, paginación, etc.

La elección de una paleta de colores dependerá en gran medida de los usos y aplicaciones que tendrá tu proyecto gráfico.

Menos es más

Una cantidad exagerada de colores puede resultar tan estridente como innecesaria. Utilizar demasiados colores en tu paleta despista a la audiencia ya que todos compiten por captar la atención. Además, la imagen de marca se resiente y resulta mucho más compleja la gestión de los elementos visuales. Por regla general, utiliza entre dos o tres colores. Uno actuará de base y los otros serán complementarios.

Aunque no lo creas, una combinación reducida de colores es suficiente para conseguir resultados sorprendentes. Puedes jugar con la intensidad y la tonalidad de cada uno, lo que supone un amplio margen. También tienes la opción de alterar la mezcla hasta lograr un producto final que te satisfaga. Al fin y al cabo, a través de la prueba y el error acabarás por lograr lo que buscas.

Colores Pantone, RGB y CMYK

Los colores pueden reproducirse en varias modos: Pantone, RGB y CMYK. Todos los colores tienen su correspondencia en cada una de esos modos y en algunos ocasiones los colores cambian notablemente. Por esa razón, es importante que conozcas sus correspondencias antes de elegir un color. CMYK es el modo estándar utilizado para proyectos impresos: folletos, carteles, tarjetas, etc. Un color se forma con un porcentaje de cuatro colores. C (Cyan), M (Magenta) Y (amarillo) y K (negro). RGB es el acrónimo de Red, Blue y Green. Este modo se utiliza para los proyectos digitales que sólo requieren tres colores, como webs, apps o banners. Si por ejemplo, tu logotipo está diseñado con un azul deberás conocer sus correspondencias cromáticas tanto en CMYK como en RGB. De esa manera tu color azul se representará de la forma más parecida tanto en un dispositivo móvil como en un papel impreso.

Además, existen los colores Pantone o PMS. Pantone es el nombre de una empresa estadounidense que ha definido más de 1.100 colores con un número y una letra. Cada color es único y por eso son idóneos para logotipos. Obviamente cada color Pantone tiene su correspondencia en CMYK y en RGB. La impresión en colores Pantone o PMS resulta más costosa ya que cada trabajo debe imprimirse por separado.

Armonía y flexibilidad

Los colores de tu paleta de colores tienen que permitir suficientes combinaciones. Salvo que busques un efecto muy concreto, lo ideal es guardar una armonía cromática. Esto te permite obtener un diseño final atractivo y consistente. Algunos diseñadores experimentados buscan combinaciones atrevidas y novedosas, que exigen un riguroso control a la hora de desarrollar las diferentes piezas. Para empezar es recomendable utilizar colores complementarios y crear una paleta muy reducida.

El papel de la inspiración

Todo proyecto gráfico suele basarse en referencias que sirven de inspiración. No se trata de que copies, sino de que sirva de base. Todos los diseñadores gráficos lo hacen. Quizás no sepas por dónde empezar, por lo que ver el trabajo de otros diseñadores gráficos podría encender la chispa de tu inspiración. Además, si estás atascado, te resultará de utilidad comprobar cómo se han enfrentado a este problema.

Así, tras un proceso que puede ser largo, llegarás a una idea más precisa de los colores que quieres utilizar. También responderás al cómo aplicarlos y cuál es la fórmula adecuada para lograr tus objetivos.

En definitiva, elegir la paleta de colores es la clave para arrancar tu proyecto. En Aula Creactiva te ayudamos ofreciéndote los cursos y másteres que necesitas para formarte como diseñador gráfico. Aprenderás a dominar la teoría del color y crearás numerosos proyectos visuales: logotipos, carteles, folletos, webs, etc. ¡Contacta con nosotros!